Salario Mínimo a partir del 01 de Mayo 2020: Bs. 400.000,00 / $2,33 al cambio oficial 06/05/20 / Canasta Alimentaria. Mayo 2020: Bs. 37.646.884,49/ $ 190,02 / Variación CAT Mayo vs. Abril 2020: 29,9% / Poder Adquisitivo Salario Mínimo-CAT: 1,1% / Canasta Básica. Marzo 2020: Bs. 30.260.888,55/$373,84 cambio oficial 31/03 / Variación CBT 22,9% Marzo vs. Febrero 2020: 22,9% / Poder Adquisitivo Ingreso Familiar-CBT -Marzo 2020: 1,7% / Tasa de Prestaciones Sociales Marzo 2020: 39,32% / Tipo de cambio oficial: Bs. 197.515,01 (valor al 04/06/2020) / Valor de la Unidad tributaria: Bs. 1500,00 / cestaticket : Bs. 400.000,00  / PAGO pensionados : Bs. 400.000,00 / $2,33 al cambio oficial 06/05/20 / Bono de Guerra Económica Pensionados y Jubilados: Bs.300.000,00
CSI y el COVID-19
 


Las normas de salud y seguridad son esenciales para el regreso al trabajo

Garantizar la salud y la seguridad en los lugares de trabajo ha de ser la principal prioridad conforme la gente se reincorpora al trabajo en muchos países que van levantando las restricciones y los cierres impuestos por el COVID-19.

Sharan Burrow, Secretaria General de CSI.

“Hubo que adoptar medidas drásticas –que muchas veces siguen siendo necesarias– para hacer frente a las primeras olas de infección del COVID-19 en todo el mundo. Reabrir los lugares de trabajo es mucho más complicado que cerrarlos, y resulta crucial que las regulaciones, los procedimientos y los sistemas de salud y seguridad en el trabajo sienten las bases para la vuelta al trabajo, así como en aquellas situaciones donde el trabajo no se llegó a interrumpir. El diálogo social y las negociaciones entre empleadores y sindicatos son un elemento central. Cualquier arreglo que simplemente se imponga a los trabajadores sin consultas y sin la implicación sindical suponen un riesgo mucho mayor, tanto para los trabajadores y trabajadoras como para el público en general. Todas las evidencias apuntan a que los lugares de trabajo –tanto si se trata de centros de salud o de cuidados, sistemas de transporte, locales públicos y otros lugares donde los trabajadores están en contacto con el público, o centros de procesamiento, oficinas y lugares donde se junte un considerable número de trabajadores– representan vectores importantes para la propagación del virus. Normas adecuadas de salud y seguridad en el trabajo protegen a los trabajadores, a sus familias y al público en general”,

“Otros deberían seguir estos ejemplos, que reconocen la escala y la complejidad del regreso al trabajo, movilizando las capacidades necesarias en cada centro de trabajo. Es algo que reviste aún más importancia en la economía ‘gig’ y los negocios de plataformas o basados en aplicaciones, como para el transporte de viajeros, donde los trabajadores están incorrectamente clasificados como ‘independientes’ y privados por tanto de un estatus de trabajadores y de la protección de un sindicato. Además, no podemos asumir que el COVID-19 habrá desaparecido el día de mañana. Seguirá con nosotros durante tiempo y la resiliencia, tanto en relación con la salud de las personas como para la regeneración y el mantenimiento de la actividad económica, dependerá de que contemos con lugares de trabajo saludables y seguros”, añadió Burrow.

La CSI reclama además que el COVID-19 se clasifique como enfermedad profesional en los marcos normativos nacionales, incluyendo requisitos oficiales para su registro y comunicación, tanto a efectos preventivos como para garantizar compensación a los trabajadores.

 

 
CSA y el COVID-19
CSI y el COVID-19
OIT y el COVI-19
La Central ASI Venezuela y el COVID-19
CEPAL y el COVID-19
El COVID-19 debe clasificarse como enfermedad profesional
 
Desarrollado por Outline Web and Print Solutions c.a